FCB FRST

LOGOSFRST_FCBCOLOR_27SEPT_Mesa-de-trabajo-1-Blanco

Apple TV+

Apple TV+ da un nuevo paso para diversificar su catálogo de contenidos a través de eventos deportivos.

Gina Tatiana Pérez

9 años de experiencia en marketing y comunicación digital, con experiencia en compañías de diferentes sectores y agencias de publicidad. Coca-Cola, Grupo Éxito y creadora del CMID para Pactia-Conconcreto.

Según algunos medios de comunicación la plataforma de streaming estaría en acercamientos con la NFL para obtener la licencia de TV y así enriquecer su propuesta de contenidos. ¿Pero, qué significa esto para un medio tradicional como la televisión? Por supuesto, el negocio de contar historias y de entretener ha dado un giro tremendo con la llegada de la era digital…

tan solo en USA el 25% del consumo de TV se lo llevan las plataformas de streaming y en Colombia al menos 30 millones de personas hemos usado alguna.

Así que con todas estas cifras “alarmantes” para la televisión, vale la pena rescatar que los seres humanos del presente hemos desarrollado una especie de capacidad multi-pantalla, que nos permite consumir contenido en distintas plataformas al mismo tiempo, nuestro cerebro se adaptó, nuestros gustos están cambiando y por lo tanto nuestra forma de acercarnos al entretenimiento. Es decir, lo que debemos aprender de esta aparente intención de adquisición por parte de Apple TV+, no es un fin trágico y dramático para la televisión, sino una evolución, una que está llevando a una de las pantallas más queridas de nuestros hogares a un camino de experimentación, en el que deben comprender nuestra necesidad de experiencias especiales y personalizadas, ya que el mundo del contenido reglamentado por parrillas y breaks comerciales está llegando a su fin.

Por lo tanto amigos, creo que han cambiado las reglas del juego, pero no los jugadores.

Además, tengamos en cuenta las cifras que aún pesan en nuestra realidad, no solo en Colombia, sino también en algunos países de Latinoamérica con condiciones similares y es que la penetración de la televisión supera el 90% de nuestros hogares, mientras que la de internet está sobrepasando el 50%.